Frómista, la joya palentina

Uno de los municipios palentinos más queridos, visitados y admirados de la provincia es Frómista, gracias a su belleza y a la gran riqueza románica que posee.

Frómista, San Martín. Palencia foto de Casi360, cedida a Palencia Diferente

Es evidente que nadie que haya pisado alguna vez las calles de la localidad fromisteña, situada a tan solo 33 kilómetros de la capital palentina, piense que es un pueblo más. Su gente, su ambiente, su campo, sus paseos, sus secretos y sus iglesias no dejan indiferente a nadie. A tan solo 22 minutos de la capital, se esconde uno de los municipios con más encanto de todos los que recorren cada día cientos de peregrinos en su ruta hacia Santiago de Compostela a su paso por Palencia.

No es Sevilla, pero también tiene un color especial. Y es que Frómista guarda rincones y lugares que ningún otro sitio de la geografía española posee. Cualquier persona que se pare a mirar tan solo por unos segundos la iglesia de San Martín de Tours, las esclusas del Canal de Castilla, o el cerro en el que se encuentra la ermita de la Virgen del Otero, puede comprobarlo y no le cabrá duda de que así es. 

ermita-de-la-virgen-del-otero-fromista-foto-de-fromista_com-cogida-por-palencia-diferente-enlazando-a-la-web

Ermita de la Virgen del Otero Frómista. Foto de Frómista.com.

Pero pensaréis que todo esto son solo unas palabras vacías de alguien que siente aprecio por su pueblo y un gran cariño hacia todo lo que este lugar es. No diré que eso no es cierto, pero sí que os puedo asegurar que es muy fácil demostrar la grandeza y la brillantez de este lugar que todo el mundo debería visitar, al menos, una vez en la vida.

Frómista una parada obligada para los amantes del románico 

Todo el mundo y, más en especial, los amantes del arte, de lo arquitectónico y del estilo románico deberán visitarlo, porque un poco escondido tras unas calles y en el centro de la localidad palentina se encuentra San Martín de Tours, la iglesia por la que se ha conocido a Frómista durante cientos de años. Un templo católico que se comenzó a construir en la segunda mitad del siglo XI perteneciente al románico y considerado como uno de los principales prototipos de este estilo en toda Europa. En 1904 y tras varias tareas de reconstrucción par evitar que esta joya quedara en ruinas por su preocupante estado de edificación, se reabrió definitivamente al público hasta el día de hoy.

Pero Frómista es más que eso. Frómista es aire libre en la ermita de la Virgen del Otero.

Frómista es naturaleza y belleza en el Canal de Castilla. 

Fotografía: Raquel Camargo, obra maestra. Canal de Castilla, esclusa de Frómista en Palencia utilizada por Palencia Diferente.

Fotografía: Raquel Camargo, obra maestra. Canal de Castilla, esclusa de Frómista en Palencia utilizada por Palencia Diferente.

Frómista será muchas cosas, pero tanto los lugares más emblemáticos del pueblo como cada una de sus calles y rincones o los vecinos que allí conviven día tras día, hacen de este municipio palentino algo más que una localidad típica y bonita que recibe cada año a cientos de turistas que realizan el Camino de Santiago. Hacen de Frómista la joya palentina.

Visita la Ermita de Carejas en Paredes de Nava.