Archivo de la categoría: Turismo

San Pedro Cultural: astronomía en una iglesia

San Pedro Cultural: cómo pasar de una ruina a un centro único en España dedicado a la astronomía.

San Pedro Cultural Becerril de Campos. Exterior plaza iluminada. Palencia diferente

Un largo recorrido hasta llegar a ser San Pedro Cultural

Para entender cómo se llega a este proyecto, hay que retroceder a los orígenes. Después de haber accedido a este centro, nadie se imagina los episodios que ha sufrido esta antigua iglesia, empezando por esa portada del siglo XII hasta terminar siendo un centro dedicado a la Astronomía.

Comienza siendo la parroquia del barrio de San Pedro en Becerril de Campos, una de las siete iglesias con las que llegó a contar este pueblo de Tierra de Campos.

A lo largo de los siglos va a tener diferentes reformas…hasta que llegamos al siglo XX.

San Pedro Cultural Becerril de campos. Portada románica. Palencia diferente

Siglo XX. Ocaso

En el siglo XX va a cambiar la suerte de esta iglesia. Se va a cerrar al culto y, a partir de ahí, transcurrirá un periodo de increíbles episodios.

A mediados de siglo, en una época en la que la población disminuye, se toma la decisión de cerrarla al culto al haber más iglesias en el pueblo. Pero aun así, se va a seguir utilizando.San Pedro Cultural Becerril de campos. Tranpantojo pared oeste con niña mirando al horizonte. Palencia diferente

Mientras reforman las antiguas escuelas -actual Ayuntamiento-, los niños y las niñas acudirán a la iglesia de San Pedro.

También va a ser un almacén de cereal: se alquila al Servicio Nacional del Trigo y se va a llenar por completo de toneladas de este cereal, llevados a cuestas en sacos de 80kg por tablones hasta lo más alto de la iglesia, lo que originó grandes grietas en los muros.

Además se usó para refugio de gentes de paso, quienes se llevaron piedras, ladrillos, hicieron hogueras…lo que provocó un deterioro la construcción.

En la década de los setenta se derriba su torre por miedo a que se derrumbe, y esto provoca que años más tarde caiga toda la zona del coro y la cubierta por completo.

Quedan apenas tres muros en pie y un par de arcos. En este momento el Obispado de Palencia decide cederla al Ayuntamiento de Becerril de Campos y se va a llevar a cabo una Escuela Taller, que reforma una pequeña parte del edificio.

San Pedro Cultural Becerril de campos. Pila bautismal. Palencia diferente

Siglo XXI. Renacimiento

Y todo esto ocurrió hasta que llegó el siglo XXI, momento en el que se decide transformar esta antigua iglesia en un centro dedicado a la Astronomía, cuya idea que surgió de un viaje a Italia y a la que dieron forma tres arquitectos palentinos.

Conservando la ruina del edificio, el cambio es espectacular tanto en el interior como en el exterior.

Si en el 2013, hace apenas tres años, desde el interior de esta ruina se podía ver el cielo, hoy podemos seguir viéndolo, con una recreación de las estrellas, las que se pueden ver durante la noche de San Pedro en Becerril de Campos, la del 29 de junio.

Si sólo quedaban tres muros en pie, hoy, con una pintura mural de planetas inventados, seguimos teniendo esa sensación de ver el horizonte desde el interior de la iglesia.

San Pedro Cultural Becerril de campos. Plano general. Palencia diferente

Del enorme hueco que existía en el ábside, hoy cuelga un péndulo de Foucault, que con su movimiento nos demuestra la rotación de la Tierra.

Y en el suelo, de norte a sur, una línea recorre la iglesia. Una línea meridiana que funciona con el mecanismo de cámara oscura, pudiendo ver una foto del sol funcionando como un reloj y como un calendario que, además, nos sirve para entender el movimiento de traslación de la Tierra.

San Pedro Cultural Becerril de campos. Solsticio de invierno diciembre paso del sol por línea meridiana. Palencia diferente

Todo ello, completándolo con elementos de no menos importancia como el reloj de sol, un elemento que forma parte de la misión Lisa de la Agencia Espacial Europea, entre otros.

San Pedro Cultural todo un paseo por el espacio y tiempo

Sin olvidar todos los elementos artísticos, como su portada románica, lápidas funerarias, estrellas medievales…

Y cómo no, teniendo muy en cuenta momentos en los que la imagen del sol nos sorprenderá iluminando diferentes partes del edificio en fechas clave, produciendo efectos maravillosos con la luz del sol. Imprescindible acercarse en el mediodía solar a San Pedro Cultural y también en los solsticios.

San Pedro Cultural Becerril de campos. Solsticio de verano. Palencia diferente

Este original espacio ha conseguido que en su año y medio de vida haya recibido ya cerca de 50.000 visitantes, convirtiéndose en uno de los referentes turísticos de la comunidad. Además, está albergando eventos tan variopintos como conciertos, conferencias, jornadas de cine… así como bodas civiles, desfiles de moda, la gala de entrega de los I premios surco de RTCYL, presentaciones de modelos de coche, etc.

Para estar al día de todo lo que ocurre en San Pedro cultural en su Facebook: https://www.facebook.com/sanpedroculturaltierraycielo

Enlaces de interés: Frómista, la joya palentinaEsclusas del Canal de Castilla

Frómista, la joya palentina

Uno de los municipios palentinos más queridos, visitados y admirados de la provincia es Frómista, gracias a su belleza y a la gran riqueza románica que posee.

Frómista, San Martín. Palencia foto de Casi360, cedida a Palencia Diferente

Es evidente que nadie que haya pisado alguna vez las calles de la localidad fromisteña, situada a tan solo 33 kilómetros de la capital palentina, piense que es un pueblo más. Su gente, su ambiente, su campo, sus paseos, sus secretos y sus iglesias no dejan indiferente a nadie. A tan solo 22 minutos de la capital, se esconde uno de los municipios con más encanto de todos los que recorren cada día cientos de peregrinos en su ruta hacia Santiago de Compostela a su paso por Palencia.

No es Sevilla, pero también tiene un color especial. Y es que Frómista guarda rincones y lugares que ningún otro sitio de la geografía española posee. Cualquier persona que se pare a mirar tan solo por unos segundos la iglesia de San Martín de Tours, las esclusas del Canal de Castilla, o el cerro en el que se encuentra la ermita de la Virgen del Otero, puede comprobarlo y no le cabrá duda de que así es. 

ermita-de-la-virgen-del-otero-fromista-foto-de-fromista_com-cogida-por-palencia-diferente-enlazando-a-la-web

Ermita de la Virgen del Otero Frómista. Foto de Frómista.com.

Pero pensaréis que todo esto son solo unas palabras vacías de alguien que siente aprecio por su pueblo y un gran cariño hacia todo lo que este lugar es. No diré que eso no es cierto, pero sí que os puedo asegurar que es muy fácil demostrar la grandeza y la brillantez de este lugar que todo el mundo debería visitar, al menos, una vez en la vida.

Frómista una parada obligada para los amantes del románico 

Todo el mundo y, más en especial, los amantes del arte, de lo arquitectónico y del estilo románico deberán visitarlo, porque un poco escondido tras unas calles y en el centro de la localidad palentina se encuentra San Martín de Tours, la iglesia por la que se ha conocido a Frómista durante cientos de años. Un templo católico que se comenzó a construir en la segunda mitad del siglo XI perteneciente al románico y considerado como uno de los principales prototipos de este estilo en toda Europa. En 1904 y tras varias tareas de reconstrucción par evitar que esta joya quedara en ruinas por su preocupante estado de edificación, se reabrió definitivamente al público hasta el día de hoy.

Pero Frómista es más que eso. Frómista es aire libre en la ermita de la Virgen del Otero.

Frómista es naturaleza y belleza en el Canal de Castilla. 

Fotografía: Raquel Camargo, obra maestra. Canal de Castilla, esclusa de Frómista en Palencia utilizada por Palencia Diferente.

Fotografía: Raquel Camargo, obra maestra. Canal de Castilla, esclusa de Frómista en Palencia utilizada por Palencia Diferente.

Frómista será muchas cosas, pero tanto los lugares más emblemáticos del pueblo como cada una de sus calles y rincones o los vecinos que allí conviven día tras día, hacen de este municipio palentino algo más que una localidad típica y bonita que recibe cada año a cientos de turistas que realizan el Camino de Santiago. Hacen de Frómista la joya palentina.

Visita la Ermita de Carejas en Paredes de Nava.

Gastronomía Palentina, la mejor materia prima

Somos muchos palentinos los que presumimos de nuestra gastronomía palentina, y muchos forasteros también los que critican, para bien, la cocina de la provincia de Palencia. Aun así, no contamos con restaurantes que luzcan los grandes reconocimientos gastronómicos que se otorgan en el país, tales como las “Estrellas Michelín” o los “5 tenedores.”

articulo-gastronomía-palentina-Carlos-Rascón

Gastronomía Palentina, directo al paladar

Patatas rebozadas guisadas, sopa de ajo y jamón, lechazo con toque de sal y al horno, filete al punto, o menestra de verduras. Dicho así, no es nada que llame la atención a un experto culinario, formado en escuelas modernas de gran prestigio nacional, pero bien es cierto que quien prueba la comida típica palentina queda encantado.

Las patatas a la importancia es un plato originario de nuestra provincia que ha sido exportado por el resto de España. Incluso grandes chefs han estropeado la esencia añadiéndole almejas, salsas de tomate o diversos ingredientes que transforman las patatas en acompañamiento. Es un plato principal en el que unas buenas patatas de la Ojeda deberían ser siempre las protagonistas. Un plato que no podría ser transformado en cocina de autor porque perdería la esencia y te quedarías con ganas de más.

De la misma manera que con las patatas a la importancia ocurre con el resto de platos típicos de esta comarca: la mejor materia prima, con un cocinado lento y tradicional -tales como los anteriormente mencionados de forma vulgar, que son la sopa Castellana con tosta y el lechazo Churro en horno de leña, una trabajada menestra de verduras, o ese chuletón de ternera de la montaña Palentina, acompañado como mucho por un pimiento asado de Torquemada-.

articulo-gastronomía-palentina-Carlos-Rascón,-la-mejor-materia-prima

La gastronomía Palentina sin estrellas

Para entender el porqué, de que nuestra gastronomía tradicional Palentina no cuenta con esos grandes reconocimientos, no hace falta más que echar un vistazo a los criterios de evaluación que siguen, veamos los de Michelín.

  1. La selección de los productos.
  2. El dominio de los tiempos de cocción y de los sabores.
  3. La personalidad del cocinero plasmada en el plato.
  4. Relación calidad-precio.
  5. La regularidad y la constancia.

Los puntos 1, 2 y 4, son lo que están controlados en la mayoría de los negocios que ofrecen este tipo de comida típica palentina, pero los otros dos puntos son los que romperían nuestra esencia.  La regularidad y la constancia viene enmarcada en los conceptos de evolución de los platos y la personalización del cocinero cambiaría el plato. Además de todo esto, también marcan como importante el aspecto visual del lugar y el servicio de personal que se da en las mesas, siendo ahí donde que hay que dar un buen tirón de orejas a muchos de los hosteleros tradicionales, porque aunque alguno se salva, predomina la faceta “rural”, con manteles de papel, mobiliario y vajillas anticuadas -en general, poco detallistas a la vista- .

te-quedarias-con-hambre,-articulo-gastronomía-palentina-Carlos-Rascón

 

De cualquier manera, existen localidades con menor diversidad de platos típicos, con productos de menor calidad que aun así gozan de una gran reputación, acompañado de un fuerte turismo gastronómico. Estamos faltos de una buena promoción turística, que debería ser dada por los organismos oficiales y exigida por los hosteleros de la comarca.

Y hasta que todo esto cambie y seamos reconocidos como se merece, lo tengo claro: después de la comida de casa de mi madre, la mejor gastronomía la Palentina.

Carlos A.Rascón

Oso Pardo en La Pernía, Palencia

He viajado desde México tratando de buscar la suerte que se me arrebató dos años antes, durante los cuales me pasé muchas horas por los bosques de La Pernía, zona de la montaña Palentina, disfrutando de su entorno y esperando el momento de tener un encuentro con el oso pardo. Se me había advertido que era muy peligroso, y la gente se extrañaba de que me adentrara en los bosques completamente desarmado.

Cría-de-Oso-Pardo,-tomada-en-los-terrenos-de-La-Pernía,-Palencia-por-José-L_re

Cría de Oso Pardo, tomada en los terrenos de La Pernía, Palencia por José L

Relatos de La Pernía sobre el Oso Pardo

Los primeros relatos los recibí en La Campa, un lugar de encuentro entre todos los pernianos, donde se juega a las cartas (la brisca, el tute, el subastao), mientras se toma una caña (cerveza sin embotellar) o un buen vaso de vino acompañado de alguna tapa (bocadillo presentado en el mostrador).

Lo más impresionante cuentan algunos: “De lo que te tienes que cuidar es de que se pare en dos patas, aumenta su volumen enormemente y es una señal de que el animal está molesto”.

En el mes de mayo del 2004 un conocido del Pueblo de Lebanza, uno de los 12 de que se compone La Pernía, fue a recoger hongos como lo había hecho todos los años por esa época. De pronto vio al oso a una distancia de 20 metros, cuando recobró el conocimiento estaba tendido en el suelo con una rodilla rota y terminó en el hospital, primero de Cervera de Pisuerga y luego de Carrión. Fue…..me dijo mientras mostraba la alteración producida por los recuerdos, un momento de esos que parecen nunca acabar.

Biología y costumbres del Oso Pardo en la región

Por lo general el oso no ataca, pero se defiende cuando es atacado, perseguido o acosado.

El oso pardo es el animal terrestre, nativo de esta región, más poderoso. Pesa hasta 100 kg., mide un metro de altura por dos de largo y puede llegar a vivir hasta 45 años.

El color del pelaje varía de acuerdo a las diferentes etapas del año, y va desde negro hasta marrón, amarillo o gris. Cuando empiezan los calores del verano, allá por el mes de julio, lo muda completamente.

De los 80 osos que quedan en España, 20 deambulan por los bosques de hayas, robles y abedules del norte de Castilla y León alimentándose de bellotas, setas, huevos, hayucos, miel, avellanas, carroñas, insectos y aves.

Cuando llega la época de celo, que coincide con el verano, los machos vagabundean y empiezan a marcar su territorio en el bosque. A más de metro y medio del suelo muchos árboles muestran señales de arañazos, mordiscos y descortezamiento, que los osos utilizan para avisar a los otros machos de que ese territorio ya tiene dueño. También se frotan contra las cortezas, para dejar su olor impregnado.

A veces se enfrascan en crueles y feroces combates por conquistar a la hembra. Una vez que lo consiguen vivirán con ella por un tiempo, sestearán y jugarán juntos para luego separarse y continuar su vida solitaria.

En enero y febrero, y al cabo de mes y medio de gestación, nacen las crías en plena hibernación de la madre. En la “Casa del Oso” de Verdeña, pueblo de las montañas palentinas, puede verse este momento tan tierno muy bien presentado.

Las camadas suelen ser de tres crías y la osa repetirá el ciclo cada tres años. Las crías nacen casi calvas, ciegas y sin dientes, pesando apenas medio kilo. A finales de la primavera los oseznos abandonan la osera pero no se separarán de la madre hasta los dos años de edad.

Un encuentro con un Oso Pardo

Un momento importante de mi vida fue, después de mucho caminar por bosques y montañas, el encuentro con el oso pardo.

Son las 5 de la tarde. No sabiendo qué hacer en lo que resta del día, me decido a dar una última vuelta por las inmediaciones de Tremaya. Es una caminata que he repetido muchas veces desde niño.

El bosque, en esta época del año, ha ido perdiendo el ropaje de sus hojas, que han ido transformándose en una gama infinita de amarillos y anaranjados. El suelo se ha cubierto de un manto esponjoso que a cada rato me delata ante los demás animales por el sonido que, sin querer, produzco con cada paso.

A fin de hacer el menor ruido posible voy caminando sobre el piso húmedo de un pequeño arroyo. De vez en cuando me paro a escuchar, imitando así una conducta de la cual depende la supervivencia de muchos de los animales.. No espero encontrarme ni un mosquito. La subida es tan pendiente que me obliga a duplicar los descansos para esperar a que se regule mi ritmo cardíaco.

Llevo 30 minutos caminando y de pronto siento escuchar algo, dirijo la mirada hacia ese lugar y sólo llego a notar una bola negra que desaparece en milésimas de segundo. Me quedo parado creyendo haber percibido algún espejismo como tantas veces me ha sucedido.

Recuerdo cuando vi, con toda claridad, un venado con sus cuernos perpendiculares mirándome de frente, para percatarme luego, al acercarlo con el zoom de la cámara, que se trataba de dos palos inexplicablemente colocados; o cuando contemplé un jabalí echado con su rabo entre las patas que solo era un capricho más de la naturaleza.

Sigo mirando hacia el lugar desde donde creo haber escuchado algo y tras unas ramas de haya va apareciendo una tremenda cabeza con dos pequeñas orejas redondeadas que me mira de soslayo. Me quedo inmóvil fascinado por haber encontrado lo que siempre deseé, el Oso Pardo.

Lo veo tras el visor de la cámara. Empiezo a filmar y de vez en cuando levanto un poco la cabeza para verlo con los dos ojos. Me parece una escena irreal. Nunca había contemplado un animal de esas dimensiones en el bosque.

El oso se mueve hacia su derecha, siempre escondido tras la vegetación. No deja de mirarme. Sabe que estoy ahí. Mi emoción va en aumento. El oso se pone frente a mi tras un haya y solo puedo ver sus orejas que se asoman por ambos lados del tronco.

Comienza un juego que no logro entender. Hecha una carrera corta, frena y continúa su travieso comportamiento. Luego corre velozmente, y cuando creo haberlo perdido para siempre de pronto aparece de nuevo en la escena. Se para y da tres pasos de frente hacia mi.

Es en este momento cuando paso de la alegría al miedo, miro alrededor por ver si hay algún árbol de haya cercano donde protegerme en caso de peligro. El oso levanta la nariz, me huele, quizás me confunde dado que yo no hago ningún movimiento, se agacha a recoger unos hayucos, emprende otra carrera, y tan rápidamente como apareció se pierde tras un montículo, esta vez para no regresar.

Dejo de filmar y, sin moverme de donde estoy, percibo dos sentimientos contrarios: desilusión por haberse acabado la danza y una alegría inmensa por haber vivido un rato de armonía con un universo de acciones indescriptibles que se nos está escapando.

Me regreso a casa y no puedo olvidar el momento. Enciendo la televisión, conecto la cámara y veo con más calma lo que me pareció ser un instante.

Mi encuentro con el oso pardo había durado 3 minutos.

Artículo de José L. Estalayo, si queréis descubrir mar de esta preciosa región visita en Facebook: fuentescarrionasyfuentecobre

Palencia, románico castellano

Fue hace poco más de un mes que volví a México de una de las experiencias más gratas e interesantes que he tenido oportunidad de vivir; haber estado por unas semanas en la Diputación de Palencia (preciosa ciudad y provincia, referente del románico castellano), en los trabajos de la Organización Iberoamericana de Cooperación Intermunicipal (OICI) haciendo trabajos de cooperación e intercambio de experiencias en materia de políticas públicas municipales fue increíble.

Dipunight, Palencia( José-Andrés Marcos Escribano)

Dipunight, Palencia (José-Andrés Marcos Escribano)

Mi paso por Palencia, la Románica Castellana

Vivo en Guadalajara, México; una metrópoli de aproximadamente 5 millones de habitantes (1 millón 500 mil personas más que Madrid, para darnos una idea) y trabajo en el Ayuntamiento de mi ciudad, y llegar a trabajar a la ciudad de Palencia con sus 81mil habitantes fue para mí un gran cambio y una experiencia sin comparación.Miguel-Angel-Arévalo-Ramírez-Diputación-Palencia,-románico-castellano

Desde mi primer día no dudé en salir a caminar y recorrer las  calles de Palencia. El hospedaje que me brindó la Diputación fue en la Escuela Castilla, ubicada en un extremo de la ciudad, desde donde salí a caminar y cuando men
os me lo esperé, después de apenas unos 40 minutos, me di cuenta de que había llegado al otro extremo de la ciudad.

En cuanto a mi hospedaje, la residencia Castilla me dio un trato maravilloso, toda la gente que ahí trabaja y sobre todo las y los cocineros que en todo momento me trataron como en casa y me hicieron comer unos platillos deliciosos, ni tiempo de extrañar la comida mexicana.

En cuanto a la Diputación, mi tiempo de trabajo fue bastante agradable, la gente con la que convivía no dejaba de hacerme sentir en casa e intentar darme cálidas bienvenidas como en México lo sabemos hacer.

Palencia, un encanto especial

Palencia es una ciudad que aunque muy pequeña tiene un encanto especial, disfrutar de una ciudad 100% castellana es algo inigualable, sus templos románicos, su majestuosa catedral escondida entre callejones, y edificios contemporáneos oculta en su interior una magia y un estado de paz increíble, sin dudarlo una de las catedrales más bellas que he conocido.

En mis primero días caminé también la Calle Mayor, donde hice una parada obligada en la oficina de turismo, ahí una mujer encantadora que tristemente no puedo recordar su nombre, me recibió y me atendió de una manera maravillosa, haciendo que me obligara a darme una vuelta en distintos días para saludarle. Fue ahí donde pude conocer la gran cantidad de cosas que ocultaba Palencia, sus templos, sus puentes, sus pueblos, pero sobretodo algo que me dejó fascinado… El Cristo del Otero.

Miguel-Angel-Arévalo-Ramírez-Palencia,-románico-castellano-(4)

 

Un día saliendo del trabajó tomé el bus y me encaminé al Cristo, tomé aire y a pesar del fuerte viento que hacía subí hasta el mirador que postra bajo los pies del Cristo para ver la postal más bella de Palencia, una catedral inmensa que sobresale de entre los tejados de toda la ciudad me hacía no dejar de verla y de contemplar su belleza, que a pesar de la distancia es indiscutible.

Ese mismo día bajando del Cristo decidí caminar hacia el centro de la ciudad y conocer el templo de San Miguel, maravilloso templo de estilo románico barroco, que desde el puente que cruza el río se le puede ver de una manera fascinante.

Visitar el Monasterio de Santa Clara y su Cristo tan real es otra de las grandes anécdotas y recuerdos de mi estancia en tierras Palentinas, la fe con que la gente visita al Cristo es contagiosa, pero sobretodo la historia de que al Cristo le crece el cabello y sus uñas es algo que no he dejado de platicar aquí en México.

Palencia tiene más cosas a parte del románico

Pero también la vida nocturna es buena, aunque la ciudad es pequeña tiene lugares excelentes a los cuales un par de amigos, Manuel y Andoni, que tuve la fortuna de hacer en la residencia me llevaron a conocer (para sacar un poco el estrés del trabajo), uno de ellos fue al bar con más ginebras del mundo, lugar totalmente ameno y recomendable para visitar.

Miguel-Angel-Arévalo-Ramírez-Palencia,-románico-castellano_Becerril de campos

 

Fuera de la capital tuve el honor de ser invitado por la diputada Ana María Asenjo a la inauguración de San Pedro Cultural, en Becerril de Campos; un centro astronómico que si duda nadie debe dejar de visitar y sobre todo el pueblo tan increíble donde reside este, tan sólo al llegar ahí me transporté en el tiempo entre sus múltiples torres de templos y sus calles y fachadas históricas.

También José Manuel Fernández, jefe del gabinete de la diputación, me llevó a conocer el Archivo Histórico ubicado en el majestuoso Castillo de Fuentes de Valdepero, otro fascinante lugar que nadie debe dejar de visitar. Un Castillo diferente al que se puede visitar en Ampudia.

El-atardecer-del-castillo,-Fuentes-de-Valdepero_Palencia, románico castellano_David-Melendro-Martínez

El atardecer del Castillo, Fuentes de Valdepero en Palencia (David Melendro Martínez)

En fin, me harían falta muchas líneas para poder narrar tantas experiencias, anécdotas y vivencias que tuve en Palencia, pero sobretodo tiempo para agradecer a tanta gente que conocí y que me hizo sentir como si nunca hubiera salido de mi casa estando realmente tan lejos de ella.

Gracias a todas y cada una de las personas que fueron parte de esta experiencia, no quiero dar nombres porque me apenaría que alguien me faltara, pero a ustedes y a quienes estén haciéndome el favor de leer esto, decirles a todos que estoy más que encantando de poderles recibir como ustedes lo hicieron en Guadalajara, México, esta que es su casa.

¡Gracias Palencia!

Miguel Angel Arévalo Ramírez desde Guadalajara, Jalisco, México

Quizas te interese… Palencia, han dicho que es la ciudad mas triste de España